La hoja de coca es una planta que fue descubierta por los nativos sudamericanos hace 4.500 años. Masticaron las hojas de coca como alimento y ello les permitió mantenerse vitales por muchos años, les atenuó el cansancio y el hambre y, quizás sin ellos saberlo, les representó un suplemento vitamínico y mineral.

Desde tiempos pasados, muchas personas de edad avanzada habitaron en las alturas andinas de Sudamérica. La mayoría de los/as nativos/as de esta región masticaron a diario las hojas de coca. En ese ambiente extremo (4.000 a 4.500 msnm), con hipoxia crónica y presión atmosférica baja, surgieron culturas como la de Paracas, la de Tiahuanaco y la Inca.

La hoja de coca es un gran alimento y en 4.500 años de masticación, nunca se ha registrado un solo caso de muerte a causa de esta actividad. Ni el consumo de la hoja de coca, ni la de los filtrantes provoca dependencia. Es decir, si nos señimos a la definición de droga, la hoja de coca no es droga.

El motivo de esta afirmación tiene evidencia científica que la definición mundial para que una sustancia sea considerada como droga narcótica tiene los siguientes términos:

  1. a)  Produce dependencia física
  2. b)  Provoca daño a causa de una gran dependencia psicológica
  3. c)  Ocasiona muertes y crímenes violentos pues provoca agresividad en las personas
  4. d)  Es teratogénica
  5. e)  Ingresa en la Teoría del Escalón (Gateway drug theory)

La hoja de coca ha sido definida por la Organización de Naciones Unidas como droga en 1961, pero esa catalogación fue porque se puede producir el alcaloide cocaína a partir de ella. La diferencia entre ambas es la concentración y la principal es que el consumo de la cocaína provoca farmacodependencia y produce enfermedades psiquiátricas, el de la hoja de coca no.

  1. Según el Diccionario de la Real Academia Española: “Que produce malformaciones en el embrión o feto”.
  2. Se refiere a que, a un efecto nocivo de una droga como por ejemplo la marihuana, no sea tan grave, las personas que  la consumen tienden a buscar un estímulo mayor y empiezan a consumir por ejemplo heroína.

Si bien la hoja de coca contiene 0,7% de cocaína», la cantidad que en realidad absorbe el organismo en la masticación es mucho menor a 0,2 mg. Por otro lado, la dosis farmacológica o terapéutica del 30 clorhidrato de cocaína es normalmente de 15 a mg, siendo la dosis mortal-considerando una gran variabilidad individual- de 1 g aproximadamente. Ahora bien, las drogas con dependencia o toxicidad potente como el opio, cocaína y estimulantes están reguladas estrictamente en todo el mundo. En los diferentes países la policía y el Estado se empeñan en controlar y prevenir la inseguridad social causada por el narcotráfico. Aun así el crimen organizado se dedica al cultivo, producción, contrabando y tráfico ilegal, y la sociedad se encuentra profundamente afectada. Como se trata de productos de los cuales se pueden obtener grandes ganancias con una escasa cantidad, se convierten en un tentador recurso para acrecentar fondos de organizaciones delictivas. En la producción están involucrados organismos antigubernamentales, grupos guerrilleros y terroristas; en su tráfico están comprometidas organizaciones criminales, gangsters y mafiosos

El alemán Friedrich Georg Carl (Friedrich) Gaedcke (5 de junio de 1828-19 de septiembre de 1890) ha sido el primero en lograr extraer la cocaína a partir de la hoja de coca en el año 1855.

En parte, se ha apuntado que están relacionados con el tráfico los países catalogados por Estados Unidos como proterroristas. Los precios están sobrevalorados en comparación al costo de producción o de materia prima, por el desbalance en la oferta y demanda causado por el riguroso control.

Menú