• Es un arbusto conocido científicamente como Erythroxylum coca, crece hasta 2,5 m de altura; tiene tallos leñosos y sus hojas pequeñas y verdes son elipsoidales, sus flores blancas son pequeñas y sus frutos, también pequeños, son rojos.
  • En el reverso de cada hoja se encuentran dos líneas paralelas a la nervadura central.
  • Crece en tierras cálidas y húmedas (región de Yungas o tropical) en una altitud que va desde los 800 hasta los 2.000 msnm.
  • La planta puede durar hasta 30 años y se la cosecha hasta tres veces al año de manera manual.

Los/as indígenas nativos/as o los/as obreros/as de Colombia, Perú y Bolivia mastican diariamente la hoja de coca como estimulante o lo toman en infusiones de mate. En el sureste asiático, este africano y el Medio Oriente también podemos encontrar algunas costumbres de consumir plantas con efecto estimulante.

La hoja de coca propiamente dicha tiene una concentracción muy baja en cocaína, por lo que no provoca dependencia ni síndrome de abstinencia, tampoco dependencia mental. Sin embargo, la cocaína purificada a partir de la coca si tiene un efecto estimulante mediante la incidencia en el sistema nervioso central, lo que causa dependencia.

La ciudad de La Paz, Bolivia (con una altura aproximada de 3.600 msnm)  que puede causar el mal de altura a los viajeros (cefalea, malestar general), cuyos efectos se alivian con la masticación de la hoja de coca o la ingestión del mate de dichas hojas, denominado comúnmente mate de coca.

Originalmente, la Erythroxylum coca fue utilizada en rituales religiosos del Imperio Inca, que se desarrolló en la región de los Andes de Sudamérica. Los incas habitaban en un ambiente hostil y para ellos la hoja de coca se tornó en un alimento indispensable para soportar el trabajo pesado y lidiar con el cansancio físico y mental. Posteriormente, cuando los españoles conocieron sus propiedades, se difundió por toda Europa y luego se desarrollaron productos hechos con coca para tratar el cansancio tanto físico como mental. En la actualidad en regiones de Sudamérica ha quedado la tradición de masticar la hoja de coca.

En 1856 fue purificado el alcaloide de cocaína a partir de la hoja de coca y empezaron a aparecer productos que contenían cocaína, como ser vinos, cigarrillos, tabletas y bebidas. La conocida gaseosa de marca Coca-Cola en su inicio también contenía cocaína.

Muchos trabajadores en salud y personas célebres consumían habitualmente cocaína o productos que la contenían. Posteriormente, debido a la aparición de casos de dependencia a la cocaína, síndrome de abstinencia, dependencia mental y muerte por sobredosis, en 1906 se creó una ley en Estados Unidos para restringir la importación de la hoja de coca y de los productos con cocaína. Luego, en 1914, fue restringida su comercialización, producción y transporte mediante la Ley de Control de Drogas Narcóticas.

En 1961, en la convencion de la ONU sobre la prevención del tráfico de drogas y psicotrópicos, dirigida por el gobierno de Estados Unidos, la hoja de coca fue definida como droga y desde entonces se obligó a los países adheridos a este acuerdo, tomar medidas para evitar el cultivo ilegal. Sin embargo, actualmente el gobierno boliviano argumenta que la hoja, como tal, no causa dependencia ni tiene efecto psicotrópico, y debe ser considerada como un elemento diferente a la cocaína, puesto que no es lo mismo que esta última, la cual es químicamente extraída.

LA DIFERENCIA ES LA CONCENTRACIÓN

Hay una gran diferencia entre consumir una taza de café y pasillas de cafeína entre consumir un vaso de cerveza (5% de alcohol por peso) y alcohol (90% de alcohol por peso) entre consumir hojas de coca y cocaína.

Menú