Al masticar se secreta mucha saliva, esta secreción disminuye con el paso de los años. Las enzimas antioxidantes que se encuentran en la saliva eliminan los radicales libres que se generan dentro del organismo. Al disminuir la saliva, los radicales libres del cuerpo aumentan, el envejecimiento se acelera y se forman células cancerosas. Al masticar la hoja de coca, se puede recuperar la salivación comparable a la edad de la segunda década de vida. La saliva disminuye la aparición de las células cancerosas y se logra una vida larga.

La saliva es secretada por tres glándulas que son la parótida, sublingual y submaxilar. La composición y la cantidad de saliva que se produce de cada glándula varia. Si masticamos bien los alimentos, la secreción de la saliva de seguro aumentará y se incrementará el efecto protector ante los tóxicos ambientales que se encuentran en los alimentos. Al masticar la hoja de coca estimulamos la secreción de gran cantidad de saliva y las enzimas antioxidantes que se encuentran en ésta eliminan los radicales libres. Resultado de ello, se produce el efecto para prevenir la producción de las células cancerosas y retardar el envejecimiento.

Atenuación de la hipertensión arterial con masticación de hoja de coca

Cuando la presión sanguínea sobrepasa los límites normales se denomina hipertensión arterial sistémica, y es una de las enfermedades por hábito de vida. Por el contrario, cuando las cifras son menores a los límites, se denomina hipotensión arterial. La hipotensión tiene síntomas como la dificultad para recuperar se del cansancio.

Cuando se mastica la hoja de coca a más de 3.000 msnm, en un ambiente de hipoxia (estado en el cual el cuerpo o una región de él, se ve privado del abastecimiento adecuado de oxígeno) e hipobaria (disminución de la presión barométrica, en relación a la altura sobre el nivel del mar), por efecto sinérgico aumenta la fuerza de la musculatura lisa vascular, que regula la presión sanguínea.

Aminorar la diabetes mellitus con la masticación de la hoja de coca

Al masticar la hoja de coca, gracias al efecto antibacteriano que tiene la clorofila de la coca, podriamos curar las enfermedades periodontales. Como resultado, se podria normalizar la función de la insulina del organismo y la mejoría de la diabetes mellitus.

Nuestra sangre contiene glucosa, que es la fuente de energía para la función celular. Sin embargo, la glucosa requiere de un «pasaporte» como la insulina para ingresar a la célula. Al carecer de ello, la glucosa a la que no se le permitió su ingreso hace que la mayoría se quede dentro de los vasos sanguíneos. Esto provoca el estado de hiperglicemia y la glucosa circula por los vasos sanguíneos y es eliminada por la orina. Este es el fenómeno por el que el azúcar sale en la orina. En esta situación la glucosa fue rechazada, pero la célula también está en problemas. Como la carencia de insulina impidió el ingreso de la glucosa necesaria, la célula no puede funcionar normalmente. Por otro lado, dentro del vaso sanguíneo persiste un estado de glucemia elevada, esta glucosa que se encuentra en exceso afecta a los vasos y los destroza.

Estudios recientes sugieren que la interrelación entre la enfermedad periodontal y la diabetes afecta a todo el organismo. Las personas que padecen enfermedad periodontal no sólo no mejoran, sino que pueden empeorar; además, cuando esta bacteria ingresa a los vasos sanguíneos facilita la formación de trombos e incrementa el riesgo de cardiopatias y embolias cerebrales. La enfermedad periodontal es una patología donde las encías se inflaman por la presencia de las bacterias orales.

Al masticar la hoja de coca, gracias al efecto antibacteriano que tiene la clorofila de la coca, logramos curar las enfermedades periodontales. Como resultado, logramos normalizar la función de la insulina del organismo y la mejoría de la diabetes mellitus.

Como Bajar de peso con el consumo de la hoja de coca

En países desarrollados principalmente -pero también en los que no lo son- la obesidad se está convirtiendo en un problema social y el mecanismo de la regulación del apetito empieza a generar interés. La obesidad es un gran factor de riesgo para contraer enfermedades crónicas no infecciosas del adulto como la diabetes, hipertensión arterial y la arterioesclerosis. El ser humano evolucionó sometido constantemente a la inanición, por lo que los genes se modificaron para evitar el consumo innecesario de energía. Sin embargo, la modificación acelerada de la estructura social permitió que se pueda obtener alimento en todo momento y esta situación contribuyó a la obesidad.

La masticación de la hoja de coca incrementa la histamina intracerebral, lo que genera la sensación de saciedad. El efecto de la masticación hace que dicho estímulo pase a través del núcleo de la masticación hasta llegar a los nódulos amigdalinos, que son los encargados de producir grandes cantidades de histamina. La histamina secretada estimula el núcleo de la saciedad y se percibe la sensación de plenitud.

Vivimos rodeados de publicidad en la televisión o trípticos con información gourmet, y tentados por los aromas de las pastelerías y los asados, aromatizantes artificiales en alimentos artificiales como las papas de cadenas alimenticias transnacionales, junto con colorantes que le dan una vista más apetitosa, además de bebidas alcohólicas y endulzantes artificiales que aturden el núcleo de saciedad. Todo esto es una táctica del mercado de los alimentos, bien calculada para tentarnos a comer en exceso.

Cabe anotar también que los alcaloides que se encuentran en la hoja de coca aumentan la cantidad de dopamina intracorporal que reduce el apetito y previene la obesidad.

Tanto los humanos como los animales poseen el núcleo de la saciedad, que hace perder el apetito cuando se llena el estómago. Sin embargo, el apetito en el ser humano está aumentando por diversos factores tanto de la comida como sociales, alterando la función que determina la voluntad en el lóbulo frontal ante comidas deliciosas. El ser humano perdió la capacidad de regular el apetito de acuerdo a las energías requeridas. La masticación de la hoja de coca controla la sensación de hambre excedente.

Menú